16. La Unidad y Diversidad de las Leyes

“Lo que he dicho quedará claro si en todas las leyes examinamos, como deberíamos, estas dos cosas: la constitución de la ley y la equidad sobre la cual se funda y basa su constitución. La equidad, debido a que es natural, no puede sino ser la misma para todos y, por lo tanto, este mismo propósito debería aplicarse a todas las leyes, cualquiera que sea su objeto. Las constituciones tienen ciertas circunstancias de las cuales dependen en parte. Por lo tanto, no importa que sean diferentes, siempre que todas presionen igualmente hacia el mismo objetivo de equidad.

Es un hecho que la ley de Dios, a la que llamamos ley moral, no es más que un testimonio de la ley natural y de esa conciencia que Dios ha grabado en la mente de los hombres. En consecuencia, todo el esquema de esta equidad del que estamos hablando ahora, ha sido prescrito en el. Por lo tanto, esta equidad por sí sola debe ser el objetivo, la regla y el límite de todas las leyes. Cualesquiera que sean las leyes que se enmarquen en esa regla, dirigidas a ese objetivo, vinculadas por ese límite, no hay razón por la que debamos desaprobarlas, independientemente de cómo puedan diferir de la ley judía, o entre sí mismas.

La ley de Dios prohíbe robar. Las sanciones impuestas a los ladrones en el Estado judío las vemos en Éxodo (Ex. 22: 1-4). Las leyes muy antiguas de otras naciones castigaban el robo con doble restitución … contra los adúlteros, algunas naciones imponen castigos más severos, otros, menos severos. Sin embargo, vemos cómo, con tanta diversidad, todas las leyes tienden al mismo fin. Porque, a una sola voz, pronuncian el castigo contra aquellos crímenes que la ley eterna de Dios ha condenado, a saber: asesinato, robo, adulterio y falso testimonio. Pero no están de acuerdo en la forma de castigo, y tampoco es necesario ni conveniente que lo estén… ¿Cuán malicioso y odioso hacia el bienestar público sería un hombre ofendido por tal diversidad, que está perfectamente adaptada para mantener la observancia de la ley de Dios?

La declaración de algunos, que la ley de Dios dada a través de Moisés es deshonrada cuando se abroga y se prefieren nuevas leyes, es completamente vana. Pues no es que otras leyes se prefieran solo por ser mas aprobadas, como si se tratase de una simple comparación, mas bien es con respecto a la condición de los tiempos, el lugar y la nación; y también cuando se abroga esa ley que nunca se promulgó para nosotros. Porque el Señor, a través de la mano de Moisés, no dio esa ley (judicial) para ser proclamada entre todas las naciones ni para que fuese vigente en todas partes; mas bien, cuando el ya había llevado a la nación judía a la seguridad, defensa y protección, también quiso ser un legislador especial para ella; y, como se convirtió en un sabio legislador, tuvo cuidado especial en hacer sus leyes.

Institutes of the Christian Religion. John Calvin Ch.XX.16


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s